Otro suceso reciente para destacar fue el accionar de fuerzas de seguridad durante la medida de lucha tomada por los trabajadores del subte. El reclamo por una negociación salarial sin techo y por un aumento salarial no menor a la inflación, fue respondido por el Gobierno de la ciudad (en armonía con los interesas de la Empresa) mediante la represión y arresto de varios trabajadores.

Los metrosdelegados demostrando su capacidad para escuchar a los usuarios llevaron adelante una protesta gremial que podemos llamar consensuada socialmente: NO PARARON LOS SUBTES, SINO QUE LEVANTARON LOS MOLINETES. Esto a sabiendas que podían ser reprimidos y judicializados.

Esa capacidad de escuchar a su interlocutor y actuar en consecuencia es la que le falta a EMPEOREMOS quien en lugar de sentarse a negociar y buscar un acuerdo insiste en poner techo a la paritarias y coartar la libertad de negociación.