La situación de los establecimientos educativos que depende de la provincia de Buenos Aires en lugar de mejorar empeora. ¡Qué ironía! no solo las instalaciones de gas tienen problemas por sus malas condiciones, las de luz tampoco escapan a este deterioro. Por suerte no hubo que lamentar la muerte de un docente por causa de una descarga eléctrica ocurrida en un establecimiento de la capital provincial. Suteba ha denunciado que en la localidad de Tigre hay 80 escuelas sin clases por problemas de infraestructura.

¿Qué pasará cuando se continúe en el ajuste impuesto por el FMI y aceptado por EMPEOREMOS en la reducción del famoso “gasto público”? ¿Las clases se darán en las plazas para que los alumnos, docentes y personal docente no corran peligro sus vidas? No hay plata para las escuelas, tampoco para los jubilados, discapacitados, para las universidades y menos para los científicos. Hay plata para otros.

En la provincia los docentes aún no han podido cerrar la paritaria. Al parecer la gobernadora está muy ocupada con otros temas. Los salarios siguen sin aumentar. Sin embargo las naftas suben, las tarifas suben, los medicamentos suben, la comida sube. ¿Será que hay cosas que está bien que suban y otras no está bien que suban?

 

El 8A y un senado sordo
Mucha tropa riendo en las calles
¡Gloria!