¿Cómo salir de la disputa dialéctica a la que nos pretender someter día a día los sectores dominantes? ¿Cómo construir nuevos territorios desde los cuales pensar otros mundos posibles? ¿Cómo tejer nuevos mapas afectivos que nos permitan percibir otras formas de vincularnos: más amorosas, más libertarias, menos totalitarias? ¿Con qué fuerzas y con qué sensibilidades hacer alianzas para encarar los grandes desafíos que nos esperan?

Bajo la consigna “Nuevos modos de creación política en el neoliberalismo” el Foro de Pensamiento Crítico realizó un encuentro en la sociedad de fomento General Lavalle. Un panel compuesto por Alejandro Seraglio (Director del foro), Norverto Crovetto y Flavia Toscano (coordinadores del área de economía); y Adriana Zambrini (coordinadora del área de pensamiento crítico); fue el encargado de coordinar el intercambio entre los diversos compañeros y compañeras que asistieron a la actividad.

Alejando Seraglio inició el encuentro reivindicando al foro como espacio necesario para recargar energías sosteniendo que “una vez más nos encontramos para intercambiar y debatir ideas. El foro es un espacio para cargar energías y poder mantenernos juntos frente a todo lo que está pasando”. Así mismo agregó: “Vemos muchas veces, en nuestro andar cotidiano, rostros de tristeza que buscan otros cuerpos para poder afectarse. Necesitamos potenciarnos, estar juntos, potenciar nuestros cuerpos. Intercambiar palabras con otros para tomar cuerpo y generar relaciones más potentes. Como dijo un gran pensador “La gran batalla va a estar en el plano de la piel, de lo sensible”

A continuación Flavia Toscano tomo la palabra para poner en el centro del debate la necesidad de repensar prácticas políticas hacia adentro del aparato estatal: “Pensaba, a partir del título de éste encuentro, en la necesidad de repensar nuestras prácticas políticas hacia dentro del ámbito del trabajo del Estado. Existe un plano medio donde se materializan los grandes objetivos. Ese plano medio es toda esa capa administrativa de trabajadores y trabajadoras que efectúa y da viabilidad a diferentes políticas públicas. De aquí que me surge un interrogante que me gustaría compartir hoy: ¿Cómo construir otras formas de hacer política hacia adentro del Estado, en diálogo con el afuera?”

Por su parte Norverto Crovetto planteó la necesidad de dar un debate fuerte en plano de las ideas, de las palabras y de la cultura. Sostuvo que “estamos entrando en una etapa neoliberal de producción mundializada que acorrala la autonomía de los países. Hay postulados neoliberales muy contundentes que vienen a reafirmar este proceso. Llamados intelectuales del neoliberalismo nos plantean hoy que “Las naciones han usado demasiado su soberanía”, que “es necesario despolitizar la economía” o que “El estado debe renunciar al control sobre sus ciudadanos”. Frente a este escenario es indispensable desarticular este tipo de argumentaciones en pos de un pensamiento económico crítico que atienda a las necesidades nacionales y regionales desde una perspectiva autónoma y soberana.

Además hizo un breve diagnóstico del mapa mundial a nivel político-económico advirtiendo que “hoy en día la disputa por el manejo de la economía mundial no la juega solo Estados Unidos como hace algunos años atrás. Estamos asistiendo a un momento en el cual se han sumado nuevos jugadores: Hoy la pelea está entre tres grandes actores: las corporaciones multinacionales, Estados Unidos y China”

El cierre de las exposiciones del panel estuvo a cargo de Adriana Zambrini quien propuso una mirada del actual momento histórico a partir de algunas ideas del pensador argentino Rodolfo Kusch. “Para Kush el mundo se divide en dos: Tierra y cielo. En la tierra encontramos lo oscuro, la entraña; es el hábitat, es el suelo invisible. Y el suelo es lo indio, la negritud. En cambio el cielo es lo blanco, el mundo del colonizador que viene a decirnos cómo vivir. América Latina vive en esa tensión entre cielo y tierra”

En éste sentido “la tierra la podemos pensar como el lugar de la marginalidad. Ojo, no como lugar de la marginación. La marginación es necesaria al control de poder. En cambio los que habitan en los márgenes son los que al poder le generan un gran temor ya que son los que se escabullen de ese centro de poder desconociendo las reglas del juego que el sistema propone. Hablamos aquí por ejemplo del feminismo, de los movimientos de migrantes, de desocupados; incluso los niños y niñas”

A partir de estas ideas Adriana sostuvo que “el peronismo ha sido siempre esa mezcla ética entre el cielo y la tierra” y que es necesario construir prácticas políticas que recuperen esa densidad, esa negritud que es propia de la tierra. “Cuando la palabra viene de la tierra y está afectado por un otrx se potencia. Y esa potencia muchas veces se da en la calle. Es muy importante fortalecer ese sujeto de la calle que tiene la potencia de lo anónimo”

Hacia el final de su intervención Adriana leyó algunas reflexiones de Audre Lorde, (escritora afroamericana, feminista, lesbiana y activista por los derechos civiles). En las palabras de Lorde se visibilizaba la necesidad de hablar, de salir del silencio, de entrar en comunión con otros y otras a través de la palabra.

Para finalizar la actividad se hizo un breve silencio y luego cada participante del foro compartió una palabra o una frase que se le venía a la mente y que expresara lo que le había dejado el encuentro. Cada voz fue grabada y luego reproducida en un equipo de audio, formando así, con cada frase y palabra, un gran texto colectivo.

Frente a un contexto de discursos y campañas electorales, de verborragias manipuladoras, desde el Foro, una vez más, se pudo pensar la importancia de cuidar las palabras, de hacerlas nacer desde lo más profundo de nosotrxs, pensándola como un lugar de comunión desde el cual afectarnos unxs con otrxs. Entendiendo que, hoy más nunca, es necesario hablar(nos) para salir del sometimiento.