“Les he dicho todo esto pero pienso que pa’nada, porque a la gente azonzada no la curan con consejos; cuando muere el zonzo viejo queda la zonza preñada”

El peronismo causa milagros terrenales. Al decir o conquistar ciertas cosas ya no existe vuelta atrás. Hay retorno pero no al mismo lugar.

Al leer  “El medio pelo en la sociedad Argentina” de Jauretche se rompe la cabeza: lo familiar confirma siendo otra cosa, su aparente reverso, lo siniestro.

Se caían las caretas ajenas, las cuales algunas eran también las mías.

Para volverse peronista, o analista, la formación intelectual o doctrinaria es como mucho un medio, que aportará una lógica sólo si al leer y estudiar se produce algo que no vacilaré en llamar milagro: que una lectura nos toque el cuerpo, el corazón, el alma o cualquier zona.

¡San Jauretche!