Llenar de calificativos ofensivos al juez de la causa Gustavo Lleral fue, en muchos de nosotros, la primera reacción cuando nos enteramos que había dado por cerrada la causa de Santiago Maldonado. Pero sabemos que en el terreno de la agresión verbal perdemos y que ahí solo alimentamos el morbo por la violencia que cultiva la televisión.

Dos militantes de la Confederación General de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), cayeron muertos por fuerzas policiales. El primero, Rodolfo Orellana, muerto por una bala en medio de un enfrentamiento con la policía bonaerense en la madrugada del jueves 22 de noviembre. Orellana se encontraba en un predio de Villa Celina,

¿De qué manera vive el pueblo venezolano en plena crisis económica y de disputas por el poder político y el control de sus recursos naturales? La pregunta fue hilvanando el encuentro que mantuvo Mireya Dávila junto a los y las participantes del Foro de Pensamiento Crítico. El evento tuvo lugar el pasado 26 de noviembre de 2018 en el Salón del Consejo Directivo de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

El próximo 25 de noviembre a partir de las 13:00 en el marco del foro en el barrio compartiremos, junto al CEIT (Centro de Estudiantes de Ingeniería de Tecnológica), del segundo evento Solidario, esta vez para una organización denominada Proteínas Solidarias, organización de Lanús quienes hace unos años, dan asistencia y alimento a más de 150 personas en una olla solidaria en la estación de ferrocarril los días jueves y domingos a partir de las 20hs.

El discurso de EMPEOREMOS se estrella contra el muro de la vida: en los hechos concretos, el ajuste es para las mayorías.  Mayoría que son los trabajadores, los empresarios pymes, los autónomos en su amplia variedad, los trabajadores precarizados, los jubilados, los beneficiarios de pensiones, es decir todos los que necesitamos vender nuestra fuerza de trabajo a cambio de un salario. Salario con el que cada vez se compra menos. Los alimentos parecen bienes de lujo.

Otro tema para la discusión es la famosa “gobernabilidad” que algunos “opoficialistas” argumentan a la hora de levantar la mano frente a las propuestas del gobierno.  Un mentira sutil para justificar su voto en contra del mismo pueblo que les otorgó la banca en el Congreso Nacional.

Ejemplos sobran: el acuerdo con los fondos buitres, la supuesta ley de reparación histórica, la ley de movilidad jubilatoria.

Varios acontecimientos vuelven a poner sobre la mesa el debate sobre qué poder judicial queremos. Pensemos en lo ocurrido en Tucumán con los policías Mauro Díaz Cáceres y Nicolás Montes de Oca acusados de matar por la espalda a Facundo Ferreira (niño de 12 años). 

Se comprobó en un análisis toxicológico que Montes de Oca había consumido cocaína y marihuana el día del asesinato, la fiscal de la causa ha solicitado la detención de los policías pero 4 veces fue denegada y continuaron en actividad.